Evita sorpresas: los peligros de alquilar sin contrato de arrendamiento


Publicado: 30 abril, 2024 | Seguros ARRENTA |
Comparte este artículo
Alquilar sin contrato es arriesgado tanto para el inquilino como para el propietario. Aunque no es lo común, algunas personas eligen vivir de alquiler sin un contrato formal de arrendamiento. ¿Es legal? ¿Cuáles son los riesgos involucrados? En este artículo abordaremos estas cuestiones y resolveremos todas las dudas.

Evita sorpresas: los peligros de alquilar vivienda sin contrato de arrendamiento

¿Está permitido alquilar un inmueble sin un contrato formal?

La posibilidad de vivir en alquiler con un acuerdo verbal está respaldada por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y el artículo 1547 del Código Civil. No obstante, esta práctica conlleva un riesgo significativo para ambas partes, ya que cualquier disputa dependerá únicamente de la palabra de los involucrados.

Derechos de las partes del alquiler sin contrato

Los derechos de las partes en un alquiler sin contrato están definidos por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Según esta ley, en ausencia de contrato escrito, el alquiler se considerará válido durante un año. Después de este periodo, el inquilino tiene derecho a renovaciones anuales hasta un máximo de cinco años.

Derechos de un inquilino en un alquiler sin contrato:

El inquilino de un alquiler sin contrato tiene los siguientes derechos:

  • Estabilidad en el precio de la renta sin un recibo que lo justifique.
  • Uso y disfrute de la vivienda sin interferencias.
  • Derecho a solicitar reparaciones
  • Prioridad para comprar la vivienda si está en venta.
  • Posibilidad de hacer adaptaciones por discapacidad.
  • Garantía de duración mínima del alquiler y prórrogas según la LAU.

Derechos de un propietario en un alquiler sin contrato:

Los derechos del propietario en un alquiler sin contrato son:

Consecuencias del alquiler de vivienda sin contrato

Problemas para recuperar la vivienda:

La ausencia de un contrato de alquiler puede dificultar al propietario la recuperación de su vivienda. Si se establecen condiciones como la prohibición de tener mascotas en la vivienda alquilada y los inquilinos las tienen, la falta de un documento oficial dificulta la demostración del incumplimiento. Además, los impagos o cambios repentinos en la renta pueden generar disputas sobre los términos acordados. Se recomienda al propietario mantener registros detallados de los pagos para evitar malentendidos.

Dificultad para actualizar la renta:

La falta de un contrato por escrito de alquiler puede complicar la actualización del precio del alquiler, ya que ambas partes pueden argumentar que no se acordó ninguna actualización o que esta debe basarse en un indicador de referencia específico. Aunque los recibos pueden resultar de ayuda a la hora de aclarar el conflicto, la situación siempre será más complicada sin un contrato de arrendamiento.

No poder determinar el inicio del alquiler:

La ausencia de un contrato por escrito de alquiler dificulta establecer la fecha de inicio del arrendamiento, lo cual es imprescindible para cumplir con los plazos y prórrogas establecidos por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Sin esta información, el inquilino puede prolongar su estancia a su conveniencia, lo que complica el proceso de desahucio, si llegar a ser necesario.

Devolución de la fianza:

Una vez finaliza el contrato de alquiler, el propietario debe devolver la fianza si la vivienda está en buen estado, siguiendo los plazos y procedimientos establecidos por la LAU. Sin embargo, sin un contrato de alquiler, esta situación se complica al no contar con la fecha de inicio del contrato. Esto puede dar lugar a diversos riesgos, como disputas sobre la devolución de la fianza o el estado de la vivienda. Para prevenir este tipo de problemas, es recomendable redactar un contrato que incluya un inventario detallado con imágenes y descripciones del estado de la vivienda y sus enseres.

Sanción por alquiler sin contrato:

Si la Administración Pública detecta que una vivienda está alquilada sin contrato, el propietario puede ser sancionado por no haber depositado la fianza del alquiler en la entidad correspondiente. Además, si no ha declarado el alquiler ante Hacienda, puede enfrentar una sanción que oscila entre el 50% y el 150% de la cantidad no declarada, dependiendo de la gravedad del incumplimiento.

Problemas para obtener prestaciones:

La falta de evidencia de que se vive en alquiler puede dificultar la obtención de diversas prestaciones y ayudas al alquiler, como las bonificaciones al alquiler en el IRPF, ya que se requiere esta prueba para ser elegible.

Seguros de Impago de Alquiler:

La ausencia de un contrato de arrendamiento formal impide la protección del alquiler mediante un Seguro de Impago de Alquiler. Estos seguros son una herramienta crucial para proteger a los propietarios contra la pérdida de ingresos debido a la falta de pago por parte de los inquilinos. Sin embargo, las compañías de seguros suelen requerir un contrato debidamente firmado como parte del proceso de solicitud. Sin contrato de arrendamiento, la compañía de seguros puede considerar que la relación entre propietario e inquilino carece de claridad para evaluar el riesgo de impago. Por tanto, es muy importante establecer un contrato de arrendamiento sólido y completo de la propiedad, ya que proporciona una protección adicional en caso de disputas o problemas con los inquilinos.

¿Qué pasa si no tienes contrato de alquiler?

Si vives en un piso alquilado sin contrato, los conflictos se resuelven según la versión de las partes involucradas. Sin un contrato, puede ser difícil determinar cuándo comenzó el arrendamiento y, por tanto, cuándo puede terminar sin compensación.

¿Cómo demostrar un alquiler sin contrato?

Para demostrar un alquiler sin contrato y protegerse de posibles problemas, es recomendable:

  • Guardar recibos y facturas de todos los pagos incluyendo la renta y suministros.
  • Conservar todas las comunicaciones y mensajes con la otra parte.
  • Considerar redactar un contrato de alquiler para establecer claramente los términos del arrendamiento y reducir riesgos.

En conclusión, el alquiler sin contrato puede acarrear graves consecuencias y riesgos futuros, desde dificultades para recuperar la vivienda hasta posibles sanciones. Para ello, recomendamos formalizar siempre el arrendamiento con un contrato firmado y las condiciones detalladas aceptadas por ambas partes, así como considerar la contratación de un seguro de Impago de Alquiler para obtener garantías adicionales.

Arrenta ofrece información y protección mediante seguros de alquiler, brindando defensa total al propietario ante posibles impagos, actos vandálicos y gastos legales.


Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


responsabilidad civil

Seguro Responsabilidad Civil Profesionales Inmobiliarios

Ver Seguro

protección del alquiler

Seguro de impago de alquiler

Calcular Precio

Inquilinos con llaves de su piso

Seguro de hogar vivienda en alquiler

Calcular Precio

Artículos relacionados

Contratos de alquiler de temporada: ventajas y desventajas
Contratos de alquiler de temporada: ventajas y desventajas
¿Es asegurable un contrato de alquiler de temporada?
¿Es asegurable un contrato de alquiler de temporada?
Contratos de alquiler: ¿es necesario inscribirlos en el Registro de la Propiedad o firmarlos ante notario?
Contratos de alquiler: ¿es necesario inscribirlos en el Registro de la Propiedad o firmarlos ante notario?
¿Cómo recuperar la vivienda en caso de ocupación o en caso de necesidad?
¿Cómo recuperar la vivienda en caso de ocupación o en caso de necesidad?
¿Conoces todos los tipos de contratos de alquiler?
¿Conoces todos los tipos de contratos de alquiler?
Mano con boli señalando una hoja de papel
Rescisión de un Contrato de Alquiler

Contacta con un profesional

Nuestro equipo está especializado en los distintos áreas de los seguros para resolver tu dudas y facilitarte la informacion que necesites. No lo pienses más contáctanos sin compromiso