Trabajamos con el sector inmobiliario para la adaptación de la nueva normativa en materia de alquiler

Trabajamos con el sector inmobiliario para la adaptación de la nueva normativa en materia de alquiler

La nueva regulación supone un empujepara los Seguros de Impago del Alquiler Se trata de pólizas muy profesionalizadas, con las máximas coberturas, precios muy competitivos y de gestión muy rápida.
 

El reciente Real Decreto-ley 7/2019 que entró en vigor a principios de mes con las medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler (pendiente de convalidación) supone un nuevo impulso para el Seguro de Impago del arrendamiento. La razón es que en la nueva situación se limita a dos meses la garantía adicional a la fianza que se puede solicitar a los inquilinos y también aumenta el tiempo de duración de los contratos, por lo que solo los seguros de impago de alquiler garantizan el cobro de la renta en caso de incumplimiento de forma prácticamente inmediata. 

Las exigencias y garantías personales para los arrendatarios antes de la entrada en vigor del nuevo Decreto Ley eran ilimitadas; pero a partir de ahora dichas garantías se han limitado a dos meses, a las que hay que sumar un mes de fianza y el mes por adelantado, cantidades que se pueden abonar a través de depósito o de aval bancario.

A la reducción de garantías además hay que sumar que se amplía nuevamente el plazo de duración de los contratos de arrendamiento de vivienda de tres a cinco años, y a siete años si el arrendador se tratase de una persona jurídica. Previamente, el plazo de duración era de 3 años, sin establecer plazo específico para personas jurídicas.

En esta nueva situación, “la única herramienta que queda para asegurar el pago de las rentas es el Seguro de Impago, con una inversión cada vez más competitiva de menos del 3 por ciento de la renta anual”, según explica Mercedes Robles, Directora General de ARRENTA QP. El seguro de impago de alquiler, además de asegurar los cobros, lo hace en un tiempo mínimo y pactado en el contrato, desde el segundo mes del impago.

Así es la nueva regulación del alquiler

La nueva normativa implementa modificaciones en la Ley de Arrendamientos Urbanos, que carecen de carácter retroactivo, entre las que también destacan: 

  • Se incrementa el plazo de antelación o preaviso necesario de las partes para comunicar la voluntad de no renovar el contrato hasta cuatro meses para el arrendador y dos para el arrendatario. Anteriormente era de 30 días para ambas partes.
  • El arrendatario no verá terminado su contrato antes de su vencimiento, cuando se produzca la venta de la vivienda o se haya ejercido la enajenación forzosa por ejecución hipotecaria. 
  • La actualización de la renta nunca podrá ser superior al IPC anual y no hay elevación de rentas por obras de mejoras en los primeros cinco o siete años.
  • Durante la duración obligada del contrato no habrá actualización de fianza y solo cabe en la prórroga de contrato si está pactado.
  • El arrendador, si es persona jurídica, deberá hacerse cargo de los gastos de gestión inmobiliaria y formalización del contrato, salvo en aquellos gastos en los que haya incurrido el arrendatario por iniciativa propia.
  • También hace referencia a la no obligatoriedad de inscribir el contrato de arrendamiento en el Registro de la Propiedad.

La nueva regulación supone un empuje para los seguros de impago de alquiler

La nueva regulación supone un empujepara los Seguros de Impago del Alquiler Se trata de pólizas muy profesionalizadas, con las máximas coberturas, precios muy competitivos y de gestión muy rápida.
 

El reciente Real Decreto-ley 7/2019 que entró en vigor a principios de mes con las medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler (pendiente de convalidación) supone un nuevo impulso para el Seguro de Impago del arrendamiento. La razón es que en la nueva situación se limita a dos meses la garantía adicional a la fianza que se puede solicitar a los inquilinos y también aumenta el tiempo de duración de los contratos, por lo que solo los seguros de impago de alquiler garantizan el cobro de la renta en caso de incumplimiento de forma prácticamente inmediata. 

Las exigencias y garantías personales para los arrendatarios antes de la entrada en vigor del nuevo Decreto Ley eran ilimitadas; pero a partir de ahora dichas garantías se han limitado a dos meses, a las que hay que sumar un mes de fianza y el mes por adelantado, cantidades que se pueden abonar a través de depósito o de aval bancario.

A la reducción de garantías además hay que sumar que se amplía nuevamente el plazo de duración de los contratos de arrendamiento de vivienda de tres a cinco años, y a siete años si el arrendador se tratase de una persona jurídica. Previamente, el plazo de duración era de 3 años, sin establecer plazo específico para personas jurídicas.

En esta nueva situación, “la única herramienta que queda para asegurar el pago de las rentas es el Seguro de Impago, con una inversión cada vez más competitiva de menos del 3 por ciento de la renta anual”, según explica Mercedes Robles, Directora General de ARRENTA QP. El seguro de impago de alquiler, además de asegurar los cobros, lo hace en un tiempo mínimo y pactado en el contrato, desde el segundo mes del impago.

Así es la nueva regulación del alquiler

La nueva normativa implementa modificaciones en la Ley de Arrendamientos Urbanos, que carecen de carácter retroactivo, entre las que también destacan: 

  • Se incrementa el plazo de antelación o preaviso necesario de las partes para comunicar la voluntad de no renovar el contrato hasta cuatro meses para el arrendador y dos para el arrendatario. Anteriormente era de 30 días para ambas partes.
  • El arrendatario no verá terminado su contrato antes de su vencimiento, cuando se produzca la venta de la vivienda o se haya ejercido la enajenación forzosa por ejecución hipotecaria. 
  • La actualización de la renta nunca podrá ser superior al IPC anual y no hay elevación de rentas por obras de mejoras en los primeros cinco o siete años.
  • Durante la duración obligada del contrato no habrá actualización de fianza y solo cabe en la prórroga de contrato si está pactado.
  • El arrendador, si es persona jurídica, deberá hacerse cargo de los gastos de gestión inmobiliaria y formalización del contrato, salvo en aquellos gastos en los que haya incurrido el arrendatario por iniciativa propia.
  • También hace referencia a la no obligatoriedad de inscribir el contrato de arrendamiento en el Registro de la Propiedad.

En febrero se dispara la demanda de información de seguros de impago

Febrero será un mes récord en contratación de estas pólizas de ofrecen garantía absoluta al alquiler.
El vaivén jurídico que se ha producido en las últimas semanas por la aprobación y posterior derogación del Real Decreto Ley de Alquileres ha disparado la demanda de Seguros de Impago de Alquiler. El interés por estas Pólizas reguladas que garantizan el cobro de las rentas en caso de impago es creciente, tanto entre propietarios, como inquilinos.

El sector del alquiler está viviendo una situación de desorientación después de que no se haya convalidado el Decreto Ley de Alquileres en el Congreso de los Diputados a finales de enero. Dentro del sector se percibe que tanto los propietarios como los arrendatarios viven una cierta inseguridad a la hora de planificar sus operaciones en el futuro.

Una situación de desorientación que está desviando la atención hacia los seguros de impago de alquiler, productos consolidados que garantizan plenamente las operaciones, beneficiosos tanto para los propietarios como los inquilinos. Así lo explica nuestra directora general, Mercedes Robles: “desde la misma tarde en la que no se convalidó el Decreto Ley comenzamos a recibir peticiones constantes de información y percibir un aumento de contrataciones”. 

En ARRENTA QP esperamos, de hecho, que febrero sea un mes récord en la contratación de seguros de impago del alquiler. Una tendencia que se mantendrá, pues el Seguro de Impago es el único producto que garantiza una seguridad total a propietarios e inquilinos, por encima de futuros cambios legislativos que puedan producirse.

La evolución lógica para el sector y la que tienen prevista todos los actores es, de hecho, que los diferentes avales personales para el arrendador se vayan rebajando. Por ello, el seguro de impago del alquiler se consolida como la principal garantía para el sector. Así lo explica Mercedes Robles: “en esta situación cambiante, los seguros de impago del alquiler son la Garantía refugio para el sector”.


inquilino arrenta

Cómo elegir al inquilino perfecto

Escoge al inquilino perfecto sin equivocarte

Un buen inquilino es aquel que paga el alquiler a tiempo y quien cuida la casa como si fuera suya, manteniéndola en perfecto estado y disfrutando de ella con respeto. Pero como no siempre es así, es recomendable contratar un seguro de impago de alquiler; póliza que le permite al casero recuperar su vivienda en caso de impago y compensar los daños en caso de que el moroso haya causado desperfectos. De ahí que este tipo de coberturas esté teniendo éxito.

De acuerdo con cifras del Observatorio en España de los Seguros de Alquiler (OESA), en 2017 hubo un crecimiento de un 31%.

No obstante, lo ideal es dar con el mejor y por ello, queremos compartirte ciertas estrategias que puedes aplicar antes de alquilar tu vivienda. ¡Presta atención!

  • Publica un anuncio completo y con información suficiente sobre el tipo de vivienda, sus espacios, las características de la zona donde está ubicada, las condiciones económicas, etc. Si desde el principio queda bien definido cuál es el tipo de inquilino o inquilinos que estás buscando será mucho más sencillo.
  • Es fundamental conocer la situación de los inquilinos. Una buena idea es planear un encuentro informal en la propia casa, donde puedas hablar de forma cordial y conocerse mejor. Es importante saber cuáles son los planes de los arrendatarios a corto y largo plazo. Por ejemplo, si se mudarán a otra ciudad, si tienen pensado vivir ahí durante mucho tiempo, si tienen un trabajo estable, si tienen mascota, etc.
  • Aunque no es un plato de buen gusto, es fundamental asegurarse de que los inquilinos tengan una situación económica estable, que les permite alquilar la vivienda sin problemas. Para ello puedes pedirles información sobre su nómina, un aval bancario, una fianza, etc.

Finalmente, sea como sea tu inquilino, si quieres que cuide de tu casa, tú debes cuidar de él. Mantén siempre una relación amable y cercana, en la que la comunicación sea fácil. Si tiene algún problema, serás el primero en saberlo. Sé generoso con las necesidades de la vivienda: arreglos, reformas, averías, etc. Si tu inquilino o inquilinos se sienten cómodos, cuidarán de la casa y querrán vivir allí el máximo tiempo posible.

Fuente: http://ow.ly/uLNp30mAkbK


WhatsApp Contactar por WhatsApp